Este año se conmemora el quinto aniversario de la aprobación de la Convención sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, una convención aprobada el 20 de octubre de 2005 y que, a pesar de la buena voluntad con la que se definió, aún le queda un largo camino por recorrer para ser testimonio y marco efectivo de una realidad.


La diversidad cultural es, desde luego, un hecho evidente en la sociedad actual aun bajo la presión de procesos de globalización cultural, que extienden una uniformidad de manifestaciones culturales desde el predominio de formas culturales propias de los países con mayor desarrollo económico y poder político a nivel mundial.


Y a pesar de esas formas cada vez más difundidas de uniformidad cultural, con toda la presión mediática, económica y política de la que se valen, se constata la fuerza y la vitalidad de las formas culturales de comunidades con menor poder socioeconómico pero con una gran riqueza en sus expresiones.

Por otra parte, la extensión de la vivencia de la diversidad cultural, a través de los masivos procesos migratorios de las últimas décadas, define nuevos contextos de encuentro cultural y nos exige el proyecto de una verdadera elaboración intercultural de nuestra sociedad; un proyecto que en ocasiones parece utópico pero que es el único camino para la pervivencia de nuestras diversidades culturales, aun cuando esté lleno de obstáculos y dificultades.
Por ello, la defensa de los Derechos de la Diversidad Cultural debe adquirir estrategias e instrumentos efectivos para el reconocimiento, promoción y vivencia comunitaria de las distintas culturas en cualquier contexto, haciendo visible a toda la sociedad su riqueza e importancia.

A este respecto, creemos que es necesario la implementación de intervenciones que promocionen y fortalezcan la diversidad cultural y, lógicamente, la interculturalidad como fundamentos de una nueva forma de concebir nuestras realidades culturales, en las que manifestaciones globalizantes expandidas con gran fuerza y expresiones particulares (aunque cada vez menos locales), en una estrategia de glocalización del desarrollo cultural sostenible. Intervenciones que deben tener, entre otros, los siguientes ejes de acción:
  • Proteger el patrimonio material e inmaterial que está en un riesgo real de desaparición mediante medidas como el trabajo en su conservación y restauración, difusión, conocimiento y valoración social,

  • Educar en diversidad cultural, integrando la diversidad como un valor positivo y reconocido de nuestra identidad cultural,

  • Promover el diálogo cultural, el encuentro y la comunicación como base de la convivencia social.

  • Incentivar y fortalecer la iniciativa de modestas (y a veces no tan modestas) industrias culturales que trabajan en la promoción de formas peculiares de esa diversidad a la que nos referimos,

Y en estas líneas de trabajo, hoy queremos daros a conocer un recurso de acceso gratuito que resulta muy útil para trabajar por la educación en la diversidad y el encuentro cultural.


Se trata de Diversidades, un kit educativo ofrecido en el portal de la UNESCO y elaborado junto a la Cátedra UNESCO de Políticas Culturales y de Cooperación y la Fundación Interarts, con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).
Tal y como se dice en la presentación de este material, Diversidades propone:
  • Unos contenidos específicos que se articulan entorno a cuatro ejes temáticos de la Convención: la diversidad de las expresiones culturales, la creatividad, las políticas y medidas culturales y la cooperación y la solidaridad internacionales.
  • Un enfoque pedagógico innovador (yo-nosotros-otros-todos) que implica a los jóvenes en primera persona y favorece la construcción colectiva del concepto de « diversidad »

  • Un formato lúdico e interactivo, especialmente concebido para capitalizar los rasgos del público destinatario.



Diversidades, disponible actualmente sólo en español tanto en fomato papel (con descarga en archivo pdf) como en formato multimedia, se compone de:




En formato pdf podéis descargar el mismo material (El Juego de la creatividad, la Proposición Pedagógica y la Guía Didáctica) y un folleto informativo sobre este juego.
Y para que conozcáis un poco mejor cómo es y en que consiste este material, aquí tenéis su vídeo de presentación:

Es, por tanto, la diversidad cultural el punto de partida desde el que trabajar por el desarrollo cultural comunitario y el logro real de una sociedad para todas las personas con todas sus identidades, ¿no creéis?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Enviar un comentario nuevo

top