Lenguajes literarios: animación a la lectura.

Cuando pensamos en la literatura es imposible no identificarla como uno de los recursos culturales más importantes en los que apoyarnos y centrar nuestras intervenciones.

Los lenguajes literarios son expresión rica y variada de todo el imaginario cultural de una comunidad, que comprende desde discursos narrativos, (que recogen y reflexionan sobre realidades personales y comunitarias), hasta las diferentes formas poéticas, (con el juego de las características tonales, semánticas,... del propio lenguaje), tanto en forma escrita como en forma oral. Y todo ello con un valor connotativo que enriquece y matiza su significado.

Desde nuestro ámbito profesional, estos lenguajes nos interesan desde varias perspectivas:
  1. Como medio para el enriquecimiento vivencial: a través de la expresión literaria (tanto desde la lectura como desde la escritura) descubrimos, imaginamos y compartimos experiencias, vivencias,... que apoyan nuestro crecimiento personal y posicionamiento ante la realidad. Encontramos así respuestas a nuestras necesidades creativas y de autorrealización.
  2. Como recurso para el reconocimiento de identidades culturales, de su patrimonio, y para promover relaciones interculturales positivas: las obras literarias son una muestra viva y riquísima de las identidades culturales. Nos acercan al conocimiento de cada comunidad cultural. Y, junto al conocimiento surge la comprensión de las diferentes culturas, base para el encuentro y el diálogo fructífero.
  3. Como instrumento para el empoderamiento: la adquisición de las habilidades lecto-escritoras es una de las claves fundamentales para el desarrollo de la persona y la comunidad. Saber leer y escribir permite, entre otras cosas, un ejercicio de la libertad más amplio al posibilitar el acceso a la información y el aprendizaje a lo largo de la vida.
Y tal importancia adquieren para las intervenciones de la Animación Cultural que se definen como un área específica. Se trata de la animación a la lectura.

Existen numerosas iniciativas que nos acercan a las múltiples posibilidades y valores de los lenguajes literarios, pero hoy queremos acercaros a proyectos que, de una manera u otra, intervienen a un tiempo desde esas tres perspectivas de trabajo que hemos mencionado.

Son los programas, asociaciones y entidades que trabajan por facilitar el acceso a la lectura de personas con diferentes dificultades lectoras. Son las iniciativas de Lectura Fácil, o Fácil Lectura.

Encontramos intervenciones que trabajan en este campo de la Lectura Fácil en muchos países, pero, a modo de ejemplo, os recomendamos que visitéis la web de Extremadura vive la Fácil Lectura, un Programa que se desarrolla en Extremadura (España) y va destinado a colectivos con más dificultades para la lectura y el hábito lector. Pretende garantizar que el libro y la lectura llegue a tod@s sin exclusiones, con especial atención a los colectivos más vulnerables, esto es, a las personas que tienen más dificultades de acceso.

Este programa es promovido por la Fundación Ciudadanía en coordinación con una serie de entidades e instituciones que apoyan la Promoción de la Fácil Lectura.

En su portal encontraréis recursos muy útiles para iniciaros en vuestros propios proyectos de Animación a la Lectura abiertos a la diversidad y susperando barreras de accesibilidad. Recursos como las publicaciones electrónicas ya adaptadas a los requerimientos de la Lectura Fácil, los vídeos ilustrativos de los logros y experiencias de este programa.


Otra iniciativa ejemplar es la de la Asociación Lectura Fácil, una entidad sin ánimo de lucro que, desde Barcelona (España), trabaja para acercar la lectura a las personas con dificultades de comprensión lectora. Y que para ello parte del principio de democracia lectora: toda persona debe tener acceso a la información, a la literatura y a las noticias.

A destacar de esta asociación el apoyo constante a iniciativas que trabajan por la difusión de la lectura fácil como medio para la democracia cultural, a la publicación de materiales adaptados a la lectura fácil, y a la organización y gestión de clubes de lectura fácil.

Os recomendamos especialmente tomar nota de su sección de buenas prácticas, como es el Projecte de creació d'un club de Lectura fàcil en català a la biblioteca comunal de La Massana (Principat d'Andorra) de Gabriela R. Paíno Sáez.


También os aconsejamos contactar con esta asociación para el desarrollo de proyectos relacionados con sus fines.

Pero si queréis acercaros a iniciativas internacionales, debéis conocer la Easy-to-Read Network, la Red de Lectura Fácil. Es una red internacional que pretende convertirse en un canal de intercambio de información, de discusión de ideas y asesoramiento entre profesionales y un punto de encuentro para la planificación de proyectos.

No dejéis de leer los proyectos en que está trabajando la Red en el ámbito de la Unión Europea desde dos líneas principales de intervención: la edición de prensa adaptada a la lectura fácil y la formación de personas con dificultades lectoras y su acceso a la lectura y a la información.


Y si os interesa profundizar en la definición de la lectura fácil, su importancia para el acceso a la cultura en una sociedad diversa, y estrategias para el desarrollo de materiales adaptados, aquí tenéis dos publicaciones que pueden ser un punto de partida para ello:

Por una parte tenéis las Directrices para materiales de Lectura fácil de Tronbacke, Bror I. (versión en catalán de d'Angels de Massísimo) de la IFLA, International Federation of Library Associations and Institutions. Estas directrices se señalan con los siguientes objetivos principales:
  • Describir la naturaleza y la necesidad de productos de lectura fácil e identificar algunos de los principales grupos destinatarios de los mismos.
  • Ofrecer sugerencias a los editores de materiales de lectura fácil y a aquellas organizaciones y agencias al servicio de las personas con dificultades para la lectura.

Por otra parte, os resultará interesante leer sobre la importancia de la Lectura Fácil para diversas necesidades específicas en el acceso a la cultura, como es atender a la comunicación intercultural y a la diversidad cultural.

Como habréis observado, las posibilidades de la lectura fácil son muchas, y su papel en la sociedad resulta clave para abrir vías para lograr un verdadero acceso a la cultura por todos los colectivos superando cualquier tipo de barrera.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Enviar un comentario nuevo

top