Apuntes profesionales: la imagen de un proyecto

Uno de los aspectos a los que hemos de prestar atención cuando estamos en el proceso de definición de un proyecto cultural es al formato en que se dará a conocer y en el que, según el caso, se materializará dicho proyecto.

Y a este respecto debemos referirnos entonces a la necesidad de diseñar con especial cuidado y esmero una identidad corporativa que nos represente, que sea reconocida por nuestros destinatarios como una firma personal capaz de comunicar quiénes somos y que, de alguna manera, sea un icono, una marca de la casa, un sello personal.
Nuestra marca de la casa es el saber profesional que ponemos en juego a la hora de planificar e implementar nuestras intervenciones culturales. Es la marca que imprimimos en todos nuestros trabajos e intervenciones, y que el público, progresivamente, asociará con nuestro hacer profesional y que termina reconociendo como nuestra identidad.

La importancia de crear una marca cultural es, por tanto, clave ya que servirá para identificarnos. Pero no es fácil definir este sello profesional y por eso hoy os ofrecemos algunas pistas que os ayudarán a diseñar vuestra presencia en la Web:
  • Se debe buscar una imagen que sea parte de nuestro sello gráfico: una imagen es un elemento dinámico capaz de atraer la atención.
  • Nuestra sello podrá renovarse a lo largo del tiempo siempre que se mantengan inalterables ciertos rasgos básicos. Pero si, llegado el caso, decidiéramos rediseñar por completo nuestra marca, este cambio debería ser adecuadamente presentado como una nueva etapa u orientación en nuestra trayectoria profesional.
  • Aun así, es aconsejable que se mantengan durante algún tiempo algunos de los elementos gráficos claves y hacerlos desaparecer paulatinamente hasta que nuestro nuevo diseño se haya afianzado como un sello reconocible.
  • Cuando trabajamos en la Web, podemos hacer aparecer nuestro sello acompañando la URL de nuestra página profesional. Es decir, este elemento clave debería aparecer como favicon.
  • Por último, hemos de tener especial cuidado en la selección de los colores y formatos de texto, de fondo de los textos y de las imágenes que insertemos como elementos permanetes. De nuestro acierto en su elección depende el que sea más fácil y ordenada nuestra lectura internauta o más confusa, que sea más o menos atractiva.

De cualquier manera, el diseño de nuestra marca es una cuestión en la que influyen también preferencias particulares y algunas modas del diseño cibernauta. Las posibilidades y opciones que tenemos son muchas pero si os estáis iniciando en la Web, tened un poco de paciencia: poco a poco iréis construyendo vuestra imagen gráfica en la Web y seguro que el resultado será fantástico.

Por cierto, nosotras también hemos renovado la imagen de Andanzas y esperamos que el resultado os guste tanto como a nosotras.

Intervenciones en cultura por las corporaciones locales

Conocer cómo se trabaja en cultura y por el desarrollo cultural en las corporaciones municipales resulta clave cuando nuestra inserción profesional se abre precisamente en los ámbitos locales.

Así, conocer cómo se trabaja en estos contextos, qué estrategias dinamizadoras se están utilizando y cómo se intenta dar respuesta a las necesidades y demandas culturales de cada localidad, siempre nos permite ampliar nuestra visión de la Animación y Gestión Cultural, detectar y aprender nuevos procedimientos profesionales y tomar buena nota de ellos para elaborar nuestras propias propuestas innovadoras en la cultura.

Y si en el anterior post comentábamos la importancia de la Agenda 21 de la cultura para el desarrollo cultural comunitario a nivel local, hoy queremos señalar, a modo de ejemplo, líneas de trabajo en cultura que diferentes corporaciones locales están desarrollando.


Es el caso del Ayuntamiento de Alicante (España), que desde su Patronato Municipal de Cultura incluye, entre sus diferentes iniciativas, un servicio de Animación Cultural destinado específicamente a la dinamización de la participación creativa de los ciudadanos en actividades culturales, como talleres, cursos de formación, itinerarios culturales,...


Otro ejemplo es la actividad desarrollada por el ayuntamiento de Zaragoza (España) con:

  • Diferentes propuestas culturales que realiza el departamento de Cultura,
  • La dinamización de lugares públicos como son los parques de la ciudad que se abren para toda la ciudadanía y que cuenta con un programa específico para las personas mayores trabajando así la estimulación cognitiva y la actualización de este grupo de edad de la población a través de la actividad psicomotora.
  • El programa Zaragoza Cultural, un programa muy completo de actividades con el que la ciudad aspira a convertirse en Capital Cultural Europea 2016 y que, de cualquier manera, promoverá el desarrollo cultural comunitario.

En una línea similar se trabaja desde el ayuntamiento de Córdoba (España) que desde la Delegación de Cultura elabora un variada oferta de actividades culturales, con la publicación de documentos que difunden y explican la política cultural de este ayuntamiento, como 'La cultura como prioridad de la agenda política de la ciudad', o el Informe sobre gestión de programas cuya lectura aconsejamos.


Pero también son de desatacar las iniciativas municipales que promueven la participación de la comunidad local facilitando su acceso a la cultura mediante algunas propuestas de actividades creativas gratuitas. Este es el caso del servicio de Cultura del ayuntamiento de La Laguna (Canarias, España) y el programa Talleres de Cine La Laguna...¡Acción! Edición 2009.


Una línea animadora de trabajo diferente es la que está desarrollando el ayuntamiento de Puertollano (Ciudad Real, España) convirtiendo la localidad en Ciudad Educadora como un servicio a la ciudadanía con una variada y rica oferta de actividades y recursos dinamizadores de cultura, festejos, educación, deporte, formación y empleo, ...

En lo que respecta a los servicios culturales, este programa procura una difusión de los recursos culturales municipales entre la población además de actividades creativas muy diversas, como son: ayuda a la edición de libros, una banda musical municipal, ciclos de exposiciones, programas de difusión cultural, festivales, ferias del libro,... En definitiva, una amplia oferta de promoción cultural.


Otras intervenciones interesantes son las implementadas por la municipalidad de Minatitlán (México) y su Dirección de Cultura, que se preocupa por el desarrollo de una oferta cultural y educativa dirigida a la población así como por promover una industria turística en su territorio basada en sus valores culturales y patrimoniales.

Es interesante la posibilidad de conocer mejor el municipio a través de los vídeos que se ofrecen desde su página Web, como es el siguiente:



Y por último querríamos reseñar la importancia que tiene que las corporaciones locales trabajen y den a conocer sus planes y programas de actuación en cultura:

  • Que trabajen en estos planes es imprescindible para la definición de una línea de intervención seria, sistemática y ordenada en cultura que de esta manera pueda lograr los objetivos que se planteen.

  • Que se difundan estos planes es una estrategia básica para la transparencia de las políticas locales, la apertura a la participación de todos los sectores sociales en la cultura y la democracia cultural al hacer accesible la información a toda la ciudadanía, además de promover la cooperación cultural y abrir posibilidades al trabajo en red.



En definitiva, líneas de actuación cultural diferentes pero necesarias y que necesitan ser complementadas por estrategias de apertura al acceso de toda la población.

La Agenda 21 de la Cultura

Continuando nuestro acercamiento a intervenciones que dan paso a la participación plena de la comunidad en su propio desarrollo cultural, debemos prestar especial atención a una herramienta estratégica que nos facilita definir proyectos que trabajen en esta línea.


Se trata de la Agenda 21 de la cultura, un documento base aprobado el 8 mayo 2004 en Barcelona, en el marco del primer Foro Universal de las Culturas y adoptado por la organización mundial Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) y que Administraciones de numerosos países están paulativamente trabajando.



Así, la Agenda 21 de la Cultura se ha convertido en un motor de innovaciones en la gestión cultural, en el desarrollo cultural básico para el desarrollo humano y en las acciones a favor de la paz.

Una pista para entender las posibilidades que abre este documento es su índice de contenidos:
  1. Cultura y derechos humanos.
  2. Cultura y gobernanza.
  3. Cultura, sostenibilidad y territorio.
  4. Cultura e inclusión social.
  5. Cultura y economía.

Por tanto os aconsejamos su lectura y que además consultéis los Consejos para su implementación local, entre los que destaca la definición de las cuatro herramientas para su logro:
  • El desarrollo de una estrategia cultural local,
  • Una carta local de derechos culturales,
  • Un consejo de cultura y
  • La evaluación del impacto cultural.

Como podéis observar es, en definitiva, un conjunto de estrategias orientadas a abrir las intervenciones culturales a las mismas comunidades a la que se dirigen, a través de la formación de un foro abierto a la participación plena de todos los sectores implicados en el ámbito cultural, resultado de la definición de una carta de derechos culturales y el hecho de entender la cultura como motor del desarrollo comunitario y que, por ello, ha de planificarse y evaluarse adecuadamente con el fin de conseguir actuaciones de calidad que respondan a las necesidades y demandas de toda la sociedad.


Pero es que, además, la adopción de la Agenda 21 de la Cultura por las Administraciones Pública Locales posibilita una perspectiva glocalizadora de intervención en la cultura: trabajando por el desarrollo local pero desde redes colaborativas nacionales e internacionales que enriquecen estrategias, recursos, proyectos y experiencias.

A este respecto, queremos señalar tres documentos que pueden servirnos para comprender la importancia de esta política cultural local de apertura al trabajo en red y a la participación.


El primero es la presentación de la ponencia de Romina Bianchini Agenda 21 de la Cultura: algunas llaves para su abordaje. Una presentación que clarifica las líneas generales de la Agenda.




El segundo es el vídeo de Trànsit Projectes que plantea los nuevos retos de la intervención en cultura y los principios que han de definirla. Una definición de la cultura en consonancia a las estrategias que plantea la Agenda 21.




Y el tercero es la ponencia de Mikel Etxebarria Etxeita ¿Qué significa la Agenda 21 de la cultura para la vida municipal? presentada al VI Seminario “CULTURA Y MUNICIPIO” de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias del año 2005. Es una ponencia en la que se apuntan aspectos claves de la Agenda 21 para el desarrollo cultural local.


Sin duda estaréis de acuerdo con nosotras en que la adhesión a esta agenda de trabajo por la cultura a nivel local pero desde redes colaborativas resulta fundamental en nuestro trabajo por el desarrollo cultural comunitario, ¿no?

La participación en las Políticas Culturales Locales

Tras los anteriores post que nos acercaban a distintas líneas de trabajo de las políticas culturales, hoy nos queremos centrar en explicar algunas claves estratégicas que deben definir las Políticas Culturales Locales.


La concreción territorial de las intervenciones culturales en ámbitos locales debe implicar necesariamente la integración e implicación de la comunidad en la definición de esas mismas Políticas Culturales Locales.

Es decir, no pueden entenderse estas políticas sin la participación directa y activa de toda la comunidad a lo largo de todo el proceso de intervención aun con diferentes funciones.

Y si de algo se discute entre los profesionales de las intervenciones culturales es sobre cómo ha de ser esa participación de la comunidad, cómo se ha de dinamizarla y a través de qué cauces ha de hacerse efectiva.

En muchas ocasiones se ha tendido a promover la participación comunitaria sólo en la implementación de actividades previamente definidas con mayor o menor acierto.

Y el resultado de ello ha sido, muchas veces, una pobre implicación de la comunidad en su desarrollo cultural, una participación puntual y poco fidelizada en las actividades culturales y escasos logros en la transformación y mejora de las realidades locales.

Entonces..., ¿cuál es la clave que puede facilitarnos conseguir objetivos tan ambiciosos como el desarrollo cultural comunitario entendiendo la cultura, como tantas veces hemos dicho, como el cuarto pilar del desarrollo humano?

Sin duda alguna es la participación. Pero una participación comunitaria plena, con poder de decisión y gestión, que nos acompañe en nuestras intervenciones culturales.

Y aquí tenéis algunas ideas, experiencias y recursos que os pueden ayudar a promocionar este tipo de participación en vuestros proyectos:

En primer lugar, os aconsejamos leer la Guía para la participación ciudadana en el desarrollo de políticas culturales locales para ciudades europeas, de Jordi Pascual i Ruiz y Sanjin Dragojević ofrecida desde la European Cultural Foundation.
Una guía muy útil y concreta que os orientará en los aspectos fundamentales para la promoción de la participación de la comunidad en la cultura, en las intervenciones en este ámbito.


En segundo lugar, y como síntesis de proyectos definidos como buenas Prácticas, podéis consultar La cultura como factor de desarrollo comarcal. Experiencias y Buenas Prácticas de las Primera Jornada de Técnicos y Agentes Culturales de las Comarcas Aragonesas de febrero de 2008 y que nos ofrecen la Web de PROCURA (Profesionales de la Cultura de Aragón).

Se trata de una recopilación sintética de numerosos proyectos de intervención en que se trabajan en cultura como estrategia para el desarrollo de pequeños pueblos y comarcas de todo Aragón (España).

Y en tercer lugar os recomendamos como todo un modelo ejemplar que nos descubre las verdaderas e increíbles posibilidades de la intervención cultural como clave de desarrollo y transformación local definida desde la participación de la población en las Políticas Culturales la experiencia de los últimos años desarrollada en Medellín (Colombia).
Se trata de Medellín, la transformación desde la Cultura, una experiencia presentada por Jorge Melguizo Posada en el I Congreso Internacional de Lugares de Cultura. Creatividad para el Desarrollo que tuvo lugar en Santiago de Compostela (España) este enero de 2009 para debatir y conocer experiencias referidas a las posibilidades de transformación, mejora y dearrollo de pueblos y ciudades a partir de la actividad de los equipamientos culturales.



En ella descubriréis la transformación de la ciudad de Medellín (Colombia) mediante la intervención cultural planificada con la participación activa de la comunidad en la cultura, en la Política Cultural local de esta ciudad colombiana.

A continuación tenéis un vídeo que recoge la ponencia de Jorge Melguizo Posada, explicándonos los orígenes de esta intervención y los agentes implicados en el mismo. Y no dejéis de prestar atención al proyecto de parques bibliotecas que han logrado un verdadero cambio sociocultural de Medellín implicando e integrando a todo el conjunto de la población de la ciudad (os aconsejamos el visionado de este vídeo tras la lectura de la presentación de la misma ponencia ya que durante su exposición Jorge Melguizo hace continuas referencias a datos y fotografías de dicha presentación ppt).




Jorge Melguizo Posada from Consellaría de Cultura on Vimeo.


Proyectos así sí que nos acercan realmente a las posibilidades y poder transformador de la cultura, ¿verdad?

Pero no son los únicos y por eso continuaremos hablando de este tema en nuestro próximo post.

top