Cultura y pobreza


Cuando se habla de cultura y su relación con la pobreza, hay que insistir en diferenciar entre cultura y pobreza y cultura de la pobreza, ya que su confusión lleva a malinterpretar las circunstancias que rodean las situaciones de pobreza al tiempo que se menosprecian las posibilidades que ofrece la cultura para el desarrollo de las comunidades.


Así, cuando se habla de la cultura de la pobreza se hace referencia al conjunto de de actitudes, valores, creencias y estilos de pensamiento y estilos de vida que desarrollan ciertos grupos en situaciones de pobreza como una estrategia de adaptación a realidades vitales extremas en que las personas, tanto a nivel individual como a nivel grupal, pierden las posibilidades de ejercer un control efectivo sobre sus propias realidades, de transformar esas realidades, de participar en el desarrollo social y de acceder a recursos para mejorar sus vidas y romper círculos viciosos de pobreza.


Pero muchas personas y comunidades que viven en circunstancias de pobreza luchan por cambiar sus vidas y lograr encontrar un camino por el que salir de esas circunstancias aunque no resulta nada sencillo, como podéis observar con el visionado de un fragmento del documental Los Pobres Hablan sobre la Pobreza (producido por el Banco Mundial).


Una pobreza que es extrema en muchas partes del mundo tal y como podréis descubrir consultando el Atlas en línea sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio que ofrece el Banco Mundial.


Y, en esas circunstancias, la intervención cultural es una estrategia clave para romper los círculos de pobreza y, con ello, romper con la misma cultura de la pobreza que eterniza, en parte, esas situaciones al bloquear el empoderamiento de las comunidades.


A este respecto, la UNESCO se define como punta de lanza de la faceta temática “Cultura y Desarrollo” y su importancia como estrategia para alcanzar los Objetivos del Milenio. Siguiendo la Cumbre de Johannesburgo (2002), se concibe la cultura como uno de los cuatro pilares del desarrollo, junto al económico, social y ambiental. Y por ello desde la UNESCO se trabaja en la promoción y apoyo de iniciativas comunitarias que convierten una actividad cultural en un medio de vida, en un medio de desarrollo al tiempo que garantiza la supervivencia de exprexiones culturales autóctonas dentro de un mundo globalizado y globalizador.

Son interesantes iniciativas como el proyecto de la industria jamaicana de música realizado entre los años 2003 y 2004 al amparo de la Alianza Global para la Diversidad Cultural. Visitad esta Web y podréis conocer diversas intervenciones en música, audiovisuales, edición,... que se dirigen igualmente a fortalecer la industria cultural como motor económico de las comunidades.


Por su parte, el Banco Mundial, respecto a cultura y desarrollo, trabaja en iniciativas como:

  • El Proyecto de Apoyo al Patrimonio Cultural (Cultural Heritage Support Project ), con el que cofinancia y colabora con iniciativas en las que la implicación directa de las comunidades y su trabajo en la producción y /o recuperación de ciertas expresiones culturales se convierte en el sustento de sus familias y comunidades.

Es el caso de Sheki Bed & Breakfast Association, en Azerbaijan, que con la recuperación de monumentos y edificios de la arquitectura tradicional de esta comunidad, y su promoción del turismo cultural ha logrado el desarrollo de la industria turística en esta zona que da trabajo y sustento a muchas familias que de otra manera se verían condenadas a la emigración o a la pobreza.

  • Los estudios sobre el papel que juega o puede jugar la cultura en el desarrollo económico y la superación de la pobreza. Estudios como Culture and Public Action, en el que se definen algunas estrategias de políticas de intervención de resultados muy positivos.

Y el Programa Artesanos como emprendedores, programa sobre cómo artesanos diferentes partes del mundo se ganan la vida con la producción y venta de sus artesanías. No dejéis de visitar la sección e-Village en la que encontraréis organizaciones que trabajan por el desarrollo de proyectos de empresarios artesanos y facilitan su distribución y venta por todo el mundo.


Como habréis visto, son intervenciones muy interesantes que nos acercan a la papel de la cultura como medio de desarrollo, pero aún queda por descubrir otras intervenciones en que las comunidades descubren su propias expresiones e identidades culturales, fortalecen la cohesión social y el desarrollo y que podemos entender como un verdadero Desarrollo Cultural Comunitario, ¿verdad?
Y esto es lo comentaremos en el próximo post.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Enviar un comentario nuevo

top