Cultura y desarrollo: tocar y luchar

En el anterior post os hablábamos de iniciativas que trabajan en el marco del Desarrollo Cultural Comunitario, iniciativas en las que la cultura es motor y cauce al mismo tiempo del cambio, la transformación y la mejora de las realidades individuales y comunitarias.


Y en verdad, es así como entendemos la cultura en el ámbito profesional de la Animación Cultural: nuestras propuestas e intervenciones se dirigen a movilizar a las comunidades a crecer, desarrollarse, tomar el control sobre sus propias realidades desde la vivencia, disfrute, expresión y encuentros de identidades culturales.

Y, como modelo de la Animación Cultural entendida de esta manera, hoy destacaremos un proyecto con más de 30 años de recorrido y con resultados que para todos nosotros resultan la demostración de que el desarrollo de las comunidades apoyado en la cultura es un hecho indiscutible.

Se trata del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, fundada por el maestro José Antonio Abreu para la sistematización de la instrucción y la práctica colectiva de la música a través de la orquesta sinfónica y el coro como instrumentos de organización social y desarrollo comunitario.


El sistema es actualmente una fundación estatal que ha logrado transformar la vida y el proyecto de futuro de miles de niños y jóvenes venezolanos y que ha sido y es inspiración para la creación de orquestas infantiles y juveniles a lo largo de toda América. Una experiencia que podéis conocer a continuación en el documental Tocar y luchar:





Como habréis comprobado se trata de una iniciativa que nos abre las puertas a todas las posibilidades reales de la cultura como uno de los puntales para el logro del desarrollo y los Objetivos del Milenio.


Es una intervención que la semana pasada recibió el premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008 (España) por haber combinado, en un mismo proyecto, la máxima calidad artística y una profunda convicción ética aplicada a la mejora de la realidad social. En colaboración con primeras figuras de alcance universal, el sistema creado por el maestro Abreu ha formado a directores e intérpretes del más alto nivel, a partir de una confianza audaz en el valor educativo de la música para la dignidad del ser humano.

Un premio que fue recogido por el maestro Abreu acompañado por dos niños y dos jóvenes como veréis en el siguiente vídeo:





Todo un ejemplo a seguir, ¿verdad?

Cultura y pobreza


Cuando se habla de cultura y su relación con la pobreza, hay que insistir en diferenciar entre cultura y pobreza y cultura de la pobreza, ya que su confusión lleva a malinterpretar las circunstancias que rodean las situaciones de pobreza al tiempo que se menosprecian las posibilidades que ofrece la cultura para el desarrollo de las comunidades.


Así, cuando se habla de la cultura de la pobreza se hace referencia al conjunto de de actitudes, valores, creencias y estilos de pensamiento y estilos de vida que desarrollan ciertos grupos en situaciones de pobreza como una estrategia de adaptación a realidades vitales extremas en que las personas, tanto a nivel individual como a nivel grupal, pierden las posibilidades de ejercer un control efectivo sobre sus propias realidades, de transformar esas realidades, de participar en el desarrollo social y de acceder a recursos para mejorar sus vidas y romper círculos viciosos de pobreza.


Pero muchas personas y comunidades que viven en circunstancias de pobreza luchan por cambiar sus vidas y lograr encontrar un camino por el que salir de esas circunstancias aunque no resulta nada sencillo, como podéis observar con el visionado de un fragmento del documental Los Pobres Hablan sobre la Pobreza (producido por el Banco Mundial).


Una pobreza que es extrema en muchas partes del mundo tal y como podréis descubrir consultando el Atlas en línea sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio que ofrece el Banco Mundial.


Y, en esas circunstancias, la intervención cultural es una estrategia clave para romper los círculos de pobreza y, con ello, romper con la misma cultura de la pobreza que eterniza, en parte, esas situaciones al bloquear el empoderamiento de las comunidades.


A este respecto, la UNESCO se define como punta de lanza de la faceta temática “Cultura y Desarrollo” y su importancia como estrategia para alcanzar los Objetivos del Milenio. Siguiendo la Cumbre de Johannesburgo (2002), se concibe la cultura como uno de los cuatro pilares del desarrollo, junto al económico, social y ambiental. Y por ello desde la UNESCO se trabaja en la promoción y apoyo de iniciativas comunitarias que convierten una actividad cultural en un medio de vida, en un medio de desarrollo al tiempo que garantiza la supervivencia de exprexiones culturales autóctonas dentro de un mundo globalizado y globalizador.

Son interesantes iniciativas como el proyecto de la industria jamaicana de música realizado entre los años 2003 y 2004 al amparo de la Alianza Global para la Diversidad Cultural. Visitad esta Web y podréis conocer diversas intervenciones en música, audiovisuales, edición,... que se dirigen igualmente a fortalecer la industria cultural como motor económico de las comunidades.


Por su parte, el Banco Mundial, respecto a cultura y desarrollo, trabaja en iniciativas como:

  • El Proyecto de Apoyo al Patrimonio Cultural (Cultural Heritage Support Project ), con el que cofinancia y colabora con iniciativas en las que la implicación directa de las comunidades y su trabajo en la producción y /o recuperación de ciertas expresiones culturales se convierte en el sustento de sus familias y comunidades.

Es el caso de Sheki Bed & Breakfast Association, en Azerbaijan, que con la recuperación de monumentos y edificios de la arquitectura tradicional de esta comunidad, y su promoción del turismo cultural ha logrado el desarrollo de la industria turística en esta zona que da trabajo y sustento a muchas familias que de otra manera se verían condenadas a la emigración o a la pobreza.

  • Los estudios sobre el papel que juega o puede jugar la cultura en el desarrollo económico y la superación de la pobreza. Estudios como Culture and Public Action, en el que se definen algunas estrategias de políticas de intervención de resultados muy positivos.

Y el Programa Artesanos como emprendedores, programa sobre cómo artesanos diferentes partes del mundo se ganan la vida con la producción y venta de sus artesanías. No dejéis de visitar la sección e-Village en la que encontraréis organizaciones que trabajan por el desarrollo de proyectos de empresarios artesanos y facilitan su distribución y venta por todo el mundo.


Como habréis visto, son intervenciones muy interesantes que nos acercan a la papel de la cultura como medio de desarrollo, pero aún queda por descubrir otras intervenciones en que las comunidades descubren su propias expresiones e identidades culturales, fortalecen la cohesión social y el desarrollo y que podemos entender como un verdadero Desarrollo Cultural Comunitario, ¿verdad?
Y esto es lo comentaremos en el próximo post.

Una convocatoria bloguera contra la pobreza

Y hoy, en relación con nuestro tema del mes (Cultura y desarrollo) y el último post de apuntes profesionales sobre la convocatoria de actividades, una pista para la acción global por el desarrollo y contra la pobreza: El Día de Acción Blogs 2008.

Una iniciativa que utilizando el poder de comunicación de los blogs nos invita a reflexionar en voz alta sobre la pobreza, buscar soluciones reales y factibles a esta situación implicándonos en la acción para ello y compartirlas en red.
Descubre qué es y los recursos que ofrece para trabajar contra la pobreza, tanto a nivel individual como a nivel comunitario en su web y la convocatoria difundida en el siguiente vídeo.
¿Y tú? ¿Qué vas a hacer contra la pobreza?

Apuntes profesionales: la convocatoria a una actividad

En muchas ocasiones preparamos actividades culturales de manera eficiente y respondiendo realmente a las necesidades y demandas detectadas en nuestro contexto de intervención pero, sin embargo, descuidamos la gestión del programa de difusión y convocatoria de las actividades que vamos a realizar.


Y descuidar la difusión puede tener como consecuencia que los destinatarios potenciales de nuestra iniciativa no lleguen a conocer la realización de la misma. Se limita así los logros de dicha actividad y, en parte, puede significar el fracaso de la misma por falta de participación.

Por eso es imprescindible que entre las tareas de gestión de cualquier intervención tengamos siempre presente las de difusión.


A modo de ejemplo queremos compartir con todos vosotros una iniciativa espontánea de nuestro grupo de Animadores Culturales en formación.


Este grupo se ha organizado, repartido tareas y buscado los recursos necesarios para la preparación de una actividad de convocatoria a la celebración de un día de fiesta (9 de octubre, día de la Comunidad Valenciana, España) como celebración de la identidad cultural de una comunidad.


Y el resultado del trabajo de este equipo animador ha sido sobresaliente, como podréis descubrir en la siguiente presentación.


Esta es una de las estrategias de difusión que podemos utilizar y de la que os aconsejamos toma buena nota, ¿no estáis de acuerdo?

Objetivos del Milenio y Animación Cultural

El próximo día 17 de octubre se celebrará el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza con el fin de promover mayor conciencia sobre las necesidades para erradicar la pobreza y la indigencia en todos los países, en particular en los países en desarrollo.
Y en estos días, en los que nos llegan noticias de empeoramiento de la crisis mundial, creemos que es importante que reflexionemos sobre el papel de la Animación Cultural como línea de intervención en contextos empobrecidos.


Pretendemos acercarnos así a la verdadera función de la Animación: su función transformadora de la realidad en pro de un realidad personal y compartida mejor, una realidad fundamentada en valores tales como la igualdad, la justicia social, el estado de derecho, la solidaridad y el desarrollo humano.

Comenzamos pues, una serie de entradas en las que hablaremos sobre la relación entre cultura y desarrollo, sobre cómo las intervenciones culturales apoyan el desarrollo abriendo vías para la superación de la pobreza.

Y es la erradicación de la pobreza uno de los Objetivos del Milenio aprobados por la Asamblea General de la ONU en septiembre del año 2000. Se trató de la Declaración del Milenio por la que los países se comprometían con una nueva alianza mundial para reducir los niveles de extrema pobreza y estableciendo una serie de objetivos sujetos a plazo, cuyo vencimiento del plazo está fijado para el año 2015.

Os animamos a que visitéis el portal de la ONU sobre los Objetivos del Milenio, que leáis las metas e indicadores asociados a cada uno de estos Objetivos así como las iniciativas que se están realizando para conseguirlos.

Pero además queremos que veáis el vídeo Click de la Campaña Make Poverty History que nos ofrece la Plataforma Pobreza Cero


Después de verlo estaréis de acuerdo que hay mucho sobre lo que pensar pero que el momento de actuar es ya.

top