Veranos culturales en espacios públicos

Durante la época estival la Animación Cultural sale de los espacios cerrados de las distintas entidades a las calles, las plazas y los parques de pueblos y ciudades para la apertura de sus intervenciones a toda la comunidad, con una oferta cultural de acceso gratuito o de bajo coste para los participantes.

Se tratan de propuestas que descubrimos en pueblos y ciudades de lugares muy diferentes, tales como:


Las plazas y calles de Villanúa (Huesca, España) que se transforman durante julio y agosto en el escenario del festival anual Jacetaniacircus Festival, que además de los espectáculos circenses incluye una escuela de circo dirigida a niños y jóvenes; una velada de teatro infantil-juvenil; un mercado de antaño con productos artesanos de calidad, talleres de oficios antiguos, tiro con arco, malabares, exhibiciones de cetrería, pasacalles y actuaciones musicales; además de una carrera popular que conforman el programa de actividades culturales de celebración anual.



Los espacios culturales y calles de Madrid (España) que acogen múltiples propuestas del programa del Festival Veranos de la Villa. Y es en las calles de esta ciudad donde se invita a todos los vecinos a participar en actividades como música para la puesta de sol, músicas del mundo, danzacalles y pasacalles de verano.



Quito (Ecuador) convierte sus calles, parques y diferentes escenarios en el espacio ideal de una Animación Cultural estival rica en eventos como conciertos gratuitos, juegos tradicionales, música, gastronomía, cuentacuentos, clases de capoeira, exposiciones,... Es Quito Verano.




Y en Bogotá (Colombia) descubrimos el Festival Salsa al Parque, organizado por la Secretaría de Cultura y la Orquesta Filarmónica de Bogotá que desde 1997 apoya el surgimiento de grupos nacionales y lleva este ritmo a los parques de la ciudad, con una amplia oferta de conciertos gratuitos en un programa que incluye diferentes actividades didácticas.


Como habréis podido comprobar este tipo de propuestas suelen tener buena acogida por la comunidad, pero recordad que deberían plantearse desde un programa anual en el que los proyectos estivales se inserten como acciones dirigidas a acercar al conjunto de la población experiencias culturales de todo tipo, a fortalecer el tejido comunitario a través del encuentro en esas mismas experiencias y a difundir la existencia de programas estables de animación en cada pueblo, barrio,distrito,... aprovechando así el poder de convocatoria y participación de la animación estival.
¿No creéis?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Enviar un comentario nuevo

top