Animación Cultural en verano

El verano, al menos por estas latitudes, coincide con una época de vacaciones en la que las propuestas de Animación Cultural suelen centrarse en la implementación de actividades que se centran en el encuentro creativo de las personas y comunidades con su entorno en una estación del año en que el tiempo de ocio es mayor.

Sin embargo, no siempre las expectativas que pudieran esperarse de ese mayor tiempo de ocio se ven satisfechas, especialmente cuando los recursos o las posibilidades socioeconómicas son limitados.

Es entonces cuando la planificación de intervenciones culturales y su correcta difusión pueden acercar a las comunidades a los recursos de todo tipo que se encuentran a su alcance. Es el momento de ofrecer propuestas de un ocio creativo, estimulante y promotor de un crecimiento personal y comunitario.

Se trata en definitiva de posibilitar el descubrimiento de nuevas formas de encontrarse con nuestro entorno sociocultural, disfrutar, descubrir, conocer y participar en actividades de todo tipo en los espacios culturales de cada comunidad y que puedan hacer vivir un ocio estimulante.

Y para ello se deberá garantizar un acceso igualitario, un acceso sin barreras arquitectónicas, sin barreras económicas y con una oferta de diferentes niveles de conocimientos o familiarización con los contenidos de las propuestas.

En esta línea de actuaciones, vamos a acercaros durante estos meses de verano a diversas experiencias que muy bien pueden ser modelos de cómo pueden realizarse este tipo de intervenciones.

Y para empezar... ¿qué tal conocer qué posibilidades ofrecen los recursos naturales de cada localidad? Podemos comenzar así hablando de los jardines botánicos.

Los jardines botánicos se crean como espacios privilegiados para la protección, el conocimiento y la investigación del patrimonio natural, y si en sus orígenes estaban acotados a una minoría, en la actualidad están al servicio de toda la sociedad por lo que entre sus funciones se incluyen la apertura de sus fondos a la sociedad, su divulgación y el conocimiento comunitario de su patrimonio natural.

Para cumplir con estas funciones desarrollan programas de actividades culturales que abren a la comunidad sus fondos, colecciones y conocimientos, con propuestas como, por ejemplo:

El Jardín Botánico de Córdoba (España), que modifica su horario de apertura al público de martes a domingos de 10 a 15 horas y de 19 a 00 horas, adaptándose así a los ritmos de actividad del verano, ofertando diferentes tipos de actividades como itinerarios por los jardines o como la Escuela de verano gratuita con talleres, visitas, juegos, medioambiente... para niños de 6 a 12 años; además de otras actividades en que los espacios del jardín botánico son marco para exposiciones, conciertos, cuentacuentos en horario nocturno.

El Jardín Botánico de la Universidad de Valencia (España), y su propuesta de un curso de de iniciación de fotografía de la naturaleza para este mes de julio, una nueva forma de descubrir el patrimonio natural más allá de las conferencias o cursos especializados.


El Real Jardín Botánico CSIC de Madrid (España) y sus recomendaciones no te pierdas... sobre visitas especiales durante cada mes, según la floración y características de cada especie botánica y la oferta de visitas guiadas gratuitas en fin de semana y del Taller para familias del Botánico: Paso a Paso por el Mundo Vegetal, propuestas con las que consigue abrirse al conjunto de la sociedad.

El Jardín Botánico de Barcelona (España) y su actividad de Itinerario estacional del verano sobre cómo las plantas se adaptan a las altas temperaturas y se defienden para evitar ser comidas por los hervíboros o cómo se enfrentan a los incendios forestales; divulgando de manera amena el conocimiento botánico a personas no familiarizadas con este ámbito.

El Jardín Botánico de Caracas (Venezuela) y, dentro de su programa de actividades educativas, su rally ecológico para el desarrollo de valores de respeto al medio ambiente tanto en niños como en adultos, para la salvaguarda del patrimonio natural y, con él, de nuestra propia identidad cultural.


El Jardín Botánico de San Francisco (EEUU) con un programa de actividades de verano dirigidas a niños, familias y educadores. Os recomendamos que echéis un vistazo a los recursos para educadores que ofrecen porque pueden serviros de modelo para adaptarlos a vuestros propios entornos, como por ejemplo el "Nature Detectives" packet .


Y por último, el Real Jardín Botánico de Edimburgo (Reino Unido de Gran Bretaña) con sus intervenciones culturales dirigidas a toda la familia entre las que podemos encontrar cuentacuentos , talleres de manualidades y audiciones musicales, como una forma distinta de disfrutar de estos espacios.


En definitiva, diferentes propuestas que nos descubren diferentes posibilidades de abrir a toda la comunidad estos espacios de naturaleza en entorno urbanos de manera que lleguen a dar respuesta adecuada a las demandas de ocio creativo, disfrute, formación y encuentro de toda la comunidad.

Un buen camino por el que empezar el verano, ¿no?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Enviar un comentario nuevo

top