Nuevas tecnologías y acceso a la cultura

Es un hecho que los nuevos avances tecnológicos posibilitan la accesibilidad a distintas expresiones culturales que hasta hace poco tiempo parecían tener barreras insuperables para algunos colectivos. Sin embargo, este logro de un acceso igualitario a la cultura no se ha extendido de manera satisfactoria y aún se trata de situaciones modélicas que son excepción en la promoción y participación en la cultura.

Hoy recogemos varios sistemas tecnológicos y experiencias que, en el caso específico de la discapacidad visual, garantizan el derecho a la cultura. Tecnología de la que podéis encontrar información en el portal Tifloinforma.
Pero debemos empezar aclarando qué es la tiflotecnología. La tiflotecnología se define como la adaptación y accesibilidad de las tecnologías de la información y comunicación para su utilización y aprovechamiento por parte de las personas con ceguera y deficiencia visual. Esta tecnología posibilita el desarrollo de diversos sistemas y recursos para garantizar la accesibilidad a, por ejemplo, museos.

Este es el caso del museo tiflológico de la ONCE en Madrid (España), un espacio concebido para que sus visitantes puedan ver y tocar las piezas expuestas. Un museo que ofrece nuevas posibilidades de conocimiento de los visitantes a sus colecciones y que asegura un acceso normalizado para personas con alguna deficiencia visual grave, pero que también posibilita una nueva forma de acceso a través del tacto a personas sin este tipo de deficiencias. Un museo en el que se hace uso de estos sistemas tecnológicos.

Otro ejemplo de museo accesible para personas con discapacidad visual es el Museo del Trompo Mágico, Guadalajara (México), pensado especialmente para niños y jóvenes y que recientemente ha incorporado nuevas tecnologías en este sentido.

El acceso al teatro o a la proyección de películas se garantiza con la implatación del sistema audiodesc, un sistema tecnológico en que la audición de la descripción de las escenas suple la visión de las mismas. La implantación de este sistema ya es una realidad en varias salas de teatro pero todavía son muy pocas, al menos en España. De todo ello podréis encontrar más información en el artículo Teatro infantil para niños ciegos de Consumer.es Eroski.

En cuanto la accesibilidad a la lectura, entre otras muchas iniciativas, encontramos el portal Tiflolibros , en Argentina, un biblioteca digital pensada para personas con discapacidad visual.

También descubrimos un recurso abierto a niños con discapacidad visual grave y niños videntes. Se trata de Nabar, el oso cuentacuentos, que nos ofrece recursos gratuitos y de descarga en línea.


Y el Planetario de la Ciudad de Buenos Aires , Argentina, ofrece actividades accesibles para personas con discapacidad visual o discapacidad auditiva.

Como estas experiencias podréis descubrir muchas más, pero son todavía ejemplos aislados. Así que...

¿Qué medidas de intervención deberían adoptarse para generalizar el uso de las nuevas tecnologías para la eliminación de barreras en el derecho a la cultura? ¿Qué agentes deberían actuar en este sentido?
Es tu turno, opina.

3 comentarios:

Atteneri dijo...

Los principales promotores de nuevas tecnologías para colectivos que aún no puedan disfrutar de expresiones culturales tendrían que ser los Ministerios correspondientes de los Estados.
Por otra parte, creo imprescindible antes que plantear nuevos métodos para la eliminación de este tipo de barreras sociales, el fomento de la cultura misma a través de esas mejoras, de la accesibilidad a cualquier persona sea cual sea su condición.
Para ello es necesario el desarrollo en otros ámbitos como el de la educación formal para estos colectivos, ya que aún no están contemplados en los colegios públicos, o al menos en muy pocos, dónde deberían de estudiar porque no sufren ninguna deficiencia que les impida aprender lo mismo que el resto de individuos.
Con la socialización de la educación para este sector se estaría ganando en otros ámbitos como en el laboral pues con el logro educativo estas personas estarían en igualdad de condiciones que otra, y así optar, con igualdad de oportunidades a un abanico de posiblidades mucho mayor que hasta el momento.

Vicen dijo...

Al igual que la cultura, el acceso a las tecnologías debe ser democrático. El Estado debe ser el primer interventor en hacerlas accesibles y asequibles, más aún cuando éstas sirven para para mejorar la vida de las personas con discapacidad.
En cuanto a las empresas fabricantes de tecnología, tendrían que desarrollar más proyectos para atender a las necesidades de este colectivo.
Las asociaciones y organizaciones, de personas con discapacidad se encuentran más cercanas a ellos, pues son las portavoces de sus demandas y trabajan incansablemente para hacerles llegar la tecnología, como es el caso de la ONCE.
La ciudadanía también debe implicarse en esas demandas, para recordar al Estado que el uso de las tecnologías incluya a las personas con discapacidad. Ahí intervendrían los animadores-as, ofreciendo actividades de sensibilización de la población hacia estas personas.
Educastur Sin barreras es un proyecto educativo del Principado de Asturias para integrar a los estudiantes con discapacidad en los colegios e institutos públicos. El objetivo es el de normalizar la situación entre TODOS los estudiantes, poniendo al alcance toda la tecnología necesaria y la formación del profesorado, alumnos y padres para que así sea.
Otro ejemplo es el la Biblioteca Nacional de Chile, que incorpora los medios tecnológicos para las personas con discapacidad visual. En servicios encontrareis discapacitados visuales. En el Dibam, sección de la misma página, encontrareis en servicios, discapacitados visuales, donde hay más información.
Aprovechando la ocasión, en el Dibam, temas, hay una sección de gestión cultural. En ella se muestra la iniciativa de la Administración Pública, por hacer partícipes a los ciudadanos en la creación de pequeños y medianos proyectos culturales de su comunidad.

Patri dijo...

Cine acesible:
Una compañia de cine navarro pretende acercar la cultura a las personas con discapacidad visual y auditiva como una propuesta más de integración. Con el fin de cumplir este objetivo, las salas en las que se proyectan las películas disponen de mecanismos para paliar las deficiencias auditivas o visuales de parte de los asistentes. De esta manera, las personas con dichas discapacidades podrán incorporarse de forma activa a la vida social y compartir su tiempo libre con familiares y amigos

Publicar un comentario

Enviar un comentario nuevo

top