Animación y discapacidad: una sociedad para todos

El logro de una sociedad para todos y de todos es un objetivo compartido por todos los sectores de la sociedad pero que sin embargo se encuentra con diversas barreras que desde la Animación cultural debemos eliminar.

Y si nuestra unidad de competencia profesional es la organizar, dinamizar y evaluar proyectos de animación cultural, (que habrán de abrirse a toda la sociedad en el marco de la Democracia Cultural), esto supone que hemos de ser capaces de ofrecer proyectos que acojan y satisfagan las necesidades, demandas e intereses culturales de toda la sociedad.
Para ello es importante que conozcamos el perfil de los destinatarios para los que proponemos la intervención y que sepamos desarrollar estrategias metodológicas para adaptarlo a las necesidades, demandas e intereses de cada uno de ellos.
Y en este sentido, al término de este mes que hemos dedicado a la atención a colectivos con necesidades específicas, queremos ofreceros varios recursos profesionales que vienen a completar a los que hasta hoy os hemos ido presentando y que seguro que os resultarán de gran ayuda.

Así, en cuanto al marco normativo que define y guía este derecho desde la ONU, debéis consultar el artículo 30 de la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad, del 13 de diciembre de 2006, referido a la participación en la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte. Un artículo que sienta las bases para el desarrollo de iniciativas para una cultura abierta a todos.

Respecto al acceso al patrimonio cultural, podéis encontrar reflexiones y recursos muy útiles en La accesibilidad al Patrimonio Cultural, de Espinosa Ruiz y Guijarro Carratalá, con orientaciones para lograr el museo accesible.

Una guía de gran interés es Culture et Handicap Guide pratique de l’accessibilité publicada por el Ministerio de Cultura y Comunicación de Francia. En ella se recoge información muy variada como tipología de discapacidades, condiciones de accesibilidad, marco normativo, recursos tecnológicos, sociales e internautas, experiencias,...

Como guía de estilo en nuestras comunicaciones y difusión de proyectos e intervenciones así como de los materiales que elaboremos en que de una u otra forma presentemos o recojamos actuaciones en que se comprendan personas con algún tipo de discapacidad, os recomendamos que leáis Comunicación social en discapacidad. Cuestiones éticas y de estilo, de Demetrio Casado y editada por el Real Patronato sobre Discapacidad. En ella encontraréis pautas básicas que todo profesional debería tener presente.


Por último, os aconsejamos la lectura del documento Arte y Creatividad de las Personas con Disacapacidad Intelectual, ofrecido desde el portal Inclusion Europe en el que se reflexiona sobre la importancia de la participación de toda la sociedad en la cultura, el arte y se aportan ideas y estrategias para garantizar el acceso a la cultura a personas con discapacidad intelectual.



A partir de aquí la Animación Cultural y su implicación en una sociedad para todos tiene un largo camino que recorrer. Pero... ¿tú qué piensas? Esperamos tus comentarios.

3 comentarios:

Atteneri dijo...

La vida de las personas siempre se verá condicionada por factores internos y externos, aunque habremos de luchar contra todos ellos para intentar ser felices.
Lo mismo pasa con los discapacitados,aunque los factores externos, para este colectivo, pueden resultar tan asfixiantes que el arte resulte una gran vía de escape para la expresión de sus emociones. Queda muy bonito hablar sobre derechos, libertades... pero el cómo podemos alcanzar esos derechos es verdaderamente lo comprometido. Por eso en lugar de criticar un tema que ya está bastante criticado, pasemos a la acción.
Desde la educación se podría crear casi cualquier mundo que se nos ocurriera, por ello, mi planteamiento para conseguir esa lista de derechos que nos pertenece por ser humanos comenzaría en la más tierna infancia.
Ya que un niño tiene el privilegio de no saber lo que son los prejuicios, contamos con el máximo exponente para inculcar sutilmente la igualdad en todos los sentidos.
La escuela, como sistema socializador para el niñ@, sería el lugar idóneo para la mezcla.
Los colegios podrían ser utilizados, después del horario escolar, para poner en práctica la animación sociocultural con el fomento de talleres deportivos y culturales en los que a través de las actividades, como excusa, se produzca la mezcla. Esta mezcla sería intergeneracional y atendiendo a la diversidad de cada pueblo en concreto, convirtiéndose así en un marco donde padres, niñ@s y niñ@s discapacitados, si los hubiere, aprendieran, con ayuda del animad@r a jugar juntos.

carmen dijo...

Hay mucha teoria super importante pero no encuentro actividades a desarrollar con ellos me gustaria acceder a titulos concretos de actividades y discapacidad gracias

Charo dijo...

Carmen, necesitamos más información sobre el contexto en el que estás interviniendo para darte las referencias bibliográficas y orientaciones más adecuadas a tus circunstancias de trabajo.

Para ello puedes contactar directamente a través de nuestro correo electrónico grupoandanzas@gmail.com

Un saludo,

Charo

Publicar un comentario

Enviar un comentario nuevo

top